dijous, 6 de març de 2008

MUÉRDEME FLOJITO (microrelatos en cadena)


No hasta que por fin me haya mordido. No quería dormirme.De pequeña ya imaginaba lo que sería sentir su aliento en mi cuello. Me resistia a dormirme, pasé la adolescencia dominando el sueño para, así, poder soñar con él. Hacíamos tratos imaginarios, "me muerdes flojito si me dejo...", le decía yo antes de cerrar los ojos. Las hormonas, el sexo imaginario en plena adolescencia siempre me llevaba a sus brazos. Deseaba a la vez que temía a aquel ser que se escondía en mi armario... El armario, ahora, es un vestidor. Aun lo deseo en mis desveladas noches de madurescencia.

11 comentaris:

hermes ha dit...

Ummmmm los sueños adoslescentes y como dice la canción " quien a los quince años no dejó su cuerpo abrazar..."

Un abrazo Muriel

A.Tapadinhas ha dit...

É só para dizer que senti a tua falta! Sei agora que estiveste doente. Bem-vinda, querida!
Beijo, sem bronquite!
António

Víctor M. Ganso ha dit...

Muriel gracias por tu visita,siempre me ha gustado tu nombre.
La foto del mar rompiendo es preciosa me recuerda a las playas de aquí del norte de Tenerife.
Espero saludarte mas veces.
Un mordisco flojito Muriel.

El Cartero ha dit...

Desvelé su sueño en la tarde. Su respuesta, más con los ojos cerrados que con su cariñosa voz oída, deja que duerma mi sueño en ti, cuando despierte, deseo estar en tus brazos.
Al despertar sus ojos; despertó mi piel, mi cuerpo. Despertó el sexo dormido; respetó el trato de unos años adolescentes, su mordisquito flojito acabó en esos años. Ahora; ahora su boca cosquilleaba y engrandecida el despertar entre mis piernas. Su lengua reseguía un camino conocido, afluyendo placeres compartidos, un desvestir sin sueños entre dos cuerpos deseosos.
Un beso suave, dulce, profundo; acompañó de nuevo sus manos hacía la desvelada entrepierna, donde Él se escondía.

Fermina Daza ha dit...

A mi siempre me dio pánico, mucho en la infancia, ya menos en la adolescencia, pero también. De hecho, todavía me asusta ver unos dientes grandes cerca de mi cuello, prefiero los labios o la lengua, vamos, tejidos blandos... bueno... quita lo de blandos, dejémoslo en tejido muscular.

Besos, Fermina

Irene

xavier ha dit...

Moder suavemente. Esos dos dientes incisivos penetrando lentamente en la piel aterciopelada. Y más tarde ese misterio de un armario oscuro pero lleno de secretos y deseos de posesión. "Entrevista con el vampiro" bella película. Dracula de la novela de Brian Stoker donde romanticismo se complementa con la muerte, con el amor, con el miedo. Luego F. F. Copola y su dràcula lleno de imágeners neogóticas que nos descubren la immortalidad de una mirada, la eterna historia de VAMPIR. Pero más allá esta BLOOD RAINE película que nos presenta la mujer medio humana, medio vampiro. Un juego adolescente que atrapa a quien desea una eterna juventud, una eterna adolescencia.... algo como un mordisco permanente en su vena principal. Para soñar con o sin deseos de aventuras , aventuras, aventuras....

RIPP ha dit...

Un pequeño mordisco en el cuello no hace daño a nadie. ¿O sí?

Pedro Jorge ha dit...

Dicen que se le teme a lo que se desea... ¿será siempre cierto?

without ha dit...

Hola Muriel,

Me gusta el estilo de esas palabras. Gracias por ofrecerlas.

Besos

d2 ha dit...

Me encantan tus micro relatos, son estupendos. Tienes una capacidad de síntesis maravillosa. Creo que debieron ser sueños maravillosos. Me producen algo mas que ternura. Yo nunca tuve esos sueños, pasé de casi tirarles piedras a las chicas por cursis a… Fue así. Supongo que por eso me encanta esos relatos. Un millón de gracias. … ¿te sigue gustando? Es que me gusta…..;)

Felipe Sérvulo ha dit...

Hola:
Gracias por tus palabras.
Me ha encantado tu relato y además, bien acompañado con una fotografía de una de las películas de vampiros más fascinantes de la historia del cine.
Veo que te sabes rodear bien: Frida, Fermina...eso siempre es una suerte.
Si t'animes: http://www.ariadna-web.org
Fem tertúlies, llegim poesia...
Una abraçada.