dilluns, 30 de març de 2009

THE READER


Hacía tanto que no iba al cine que no recordaba lo mucho que me gustaba ir. Sólo me había dado tiempo a leer un pequeño resumen de dos lineas que explicaba por encima lo que ibamos a ver, aunque lo realmente importante es que IBAMOS, juntos, compartir silencio y a la vez decir tanto. Desde la espera antes de entrar...se lo habrá repensado?... hasta la salida entre sonrisas, comentarios, carreras inconscientes, despedidas fugaces...deseando ser leida, deseando que la lean. Temblando por la cercanía y deseando relentizar cada minuto para que fuese eterno...
Me encantó la película, debía haber leido el libro, no lo hice, pero, aun así, me encantó ir al cine y la película, fue como un pedacito de Limbo.

dimarts, 24 de març de 2009

BUIDOR


Feia molt que no sentia aquesta sensació de buidor, de dolor al pit i al cor. No penso buscar culpables, pq no es tracta d'això, el que tinc m'ho busco jo. Ni victimes ni botxins, sols persones buscant sensacions, oblidades, reviscudes, noves, però sensacions, sentir que vius, notar fruir la vida des de el dit petit del peu fins el clatell.

Ens coneixem realment? Coneixem realment a les persones que sentim properes? Què saps de mi? Què se jo de mi mateixa? sóc el que faig, el que penso, el que vull, de tot un poc, de tot un molt?

"...desperta'm quan caiguin poemes dels arbres..." deia la cançó. Però les cançons no són sempre el que imagino, ni fan sempre la companyia que vull, ni avui són el balsam per guarir el que ara sento.

dissabte, 14 de març de 2009

EN EL SOFÁ

La noche era oscura afuera, aunque el cielo estaba salpicado de estrellas. Las abubillas y los buhos indicaban que no quedaba resquicio de luz. Un sofá, un sillón, de fondo suena Tom Waits, con su desgarrada voz. El sofá lo ocupa él, Svevo en sus manos, va pasando hojas casi tan lentamente como su respiración. En el sillón, con los piés en el sofá, casi rozando los de él, esta ella. Lee algo de Millás, le gustan las historias a 3 bandas, la lectura es más rápida, pero su respiración se acompasa a la de él. Durante un segundo hay dos dedos de los pies que se tocan, se miran por encima del libro y sonrien, se les ha puesto la piel de gallina. Es su manera de decirse que estan ahí, sin hablarse, pero juntos. Hay veces que no es necesaria ni una sola palabra para saber que alguien es y está. Ella empieza a hacer circulos con el dedo del pie en el pie de él...él apoya el libro en su pecho y con una sonrisa le ofrece un abrazo que ella no tarda ni un segundo en aceptar dejando caer su libro al suelo. Ahora estan los dos en el sofá, se abrazan, se besan, lo que empieza con ternura no tarda en ser un baile de olores, babas, gemidos, besos, lenguas, manos, pies...Decididamente los corchetes del sosten son un engorro pero dejan de resistirse. Vuelan prendas a la vez que se confunden los cuerpos, van cayendo al suelo, él tenia mucho frio:- Pareces una cebolla!! , le dice ella entre risas y más besos, a ella le gustan los besos, y las caricias y él sabe que tiene manos de Dios. Por un momento sienten que el corazón se les sale del pecho, no dejan ni un centimetro de piel sin recorrer, sin acariciar, sin lamer...aparece una cinta en escena, él le quiere tapar los ojos, le apetece jugar...
La música se termina, Waits ha dejado de vibrar, y él sigue en el sofá, intentando que no se note que durante un momento no leía, sólo la deseaba, pero no movió ni un dedo. Y ella, ajena a su deseo habia dejado de leer aun con el libro abierto, sentada en su sillón pensando en cómo le gustaría que la acariciasen aquellas manos divinas...entonces sus dedos se rozaron...

dijous, 12 de març de 2009

Pasear


Bajó las escaleras corriendo. No veía el momento de llegar a la calle y llamarle. Lo pensó sólo unos segundos antes de marcar, le daba pánico que él no cogiera el teléfono. Sonó hasta 4 veces, pero antes de la 5a una voz atendió la llamada. No se lo podía creer, estaba tan segura que no se lo cogeria y que tendría que hablar con el contestador...que ahora que lo tenía al otro lado no sabía que decirle. Más que en que le decía se OCUPÓ de memorizar su tono, su risa, sus comodines. decididamente, le gustaba escucharlo y sentirlo cerca.
No conforme con su voz, se apresuró con el cinturón de seguridad, música, Costello. Corrió por la ciudad, algo menos embotada de tráfico que otros días. Dió vueltas con el coche por si lo veía, simplemente quería verlo, ya no pensaba en hablarle o en tocarlo o en olerlo...sólo verlo pasear con su perro. Ni se planteaba bajarse del coche, él no debía saber que ella estaba allí. Jajajaja, le parecía divertido a la vez que excitante hacer de voayeur durante 30 segundos...

dissabte, 7 de març de 2009

8 de marzo DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Este año dedico el post del 8 de MARZO a una mujer realmente especial, se llama CLÀUDIA y es mi hija. Es creativa, pianista, bailarina...y mujer. Le queda todo por hacer, y lo mejor, tiene ganas de ello. Pura semantica!!!

dimarts, 3 de març de 2009

EN LA COCINA


Cuando llegó a casa, no podía sentir los pies. Mientras tiraba el abrigo al suelo, no por dejadez sino por falta de tino, abrió la puerta de la cocina, puso unos hielos en un vaso de los de culo grueso y se sirvió un ron añejo. Era ese ron que guardaba para las ocasiones especiales, ese que siempre esperó que alguien le regalara y que al final se auto-regaló ella misma. Siempre había pensado que cuando quieres algo debes ir tu misma a por ello, no esperar a que llegara solo.
Se sentó en una de las sillas de la cocina para quitarse las botas, no las aguantaba ni un minuto más y puso los pies en el taburete. La otra razón por la que aun seguía en la cocina era pq es el rincón de la casa en el que le permiten fumar en invierno, cuando el frío ya se aguanta el único lugar permitido es el patio. Le apetecía maridar el ron con el humo del cigarrillo...un Cohiba sigloI habría sido demasiado...y la cocina lo habría desmerecido por completo.

El portátil seguía en la cocina dsd anoche, así que clicó y puso esa canción que hacía años que no escuchaba, "Jim", una versión que hizo hace mil años Mª del Mar Bonet junto a Manel Camp.
Ahora el momento era perfecto, casi perfecto, faltaba "Jim" pero cerrando los ojos podía casi sentir su tacto, su aroma, su respiración...Se quedó allí un rato más, deleitando los sentidos, esperando...jeudi, peut être.