divendres, 1 d’agost de 2008

EN EL JARDÍN DEL MANICOMIO


Hay quien cree que suena mal, pero cualquier eufemismo intentando adornar el continente no suavizaría el contenido. Ahí es donde trabajo ahora, ahí es donde disfruto de las mejores vistas que alguien podría desear. Escuchar, sonreir, atusar el lomo de quien no tiene otro contacto con el exterior que tus ojos. Después viene toda la parte burocrática que deshumaniza cualquier intervención y corta casi de raíz el mínimo brote de acción educativa, pero esa es agua de otro costal...(Gracias por haber seguido visitando mi casa aun cuando no he abierto la puerta, un beso)

2 comentaris:

xavier ha dit...

Recuerdo cuando vi "alguien voló sobre el nido del cuco". Hacía poco que Foucault habia aparecido en mi vida con su "historia de la locura", más tarde apareció la película de JOrdà " Les mones de la Beksy" y pude también leer a Leopoldo Panero desde su reclusión en el manicomio de Mondragon.
Estoy de acuerdo con lo que dices porque entre tantas lecturas, videos, novelas, poesia lo que une de manera común es la palabra "jardín". Todos deberíamos tener nuestro jardín de sueños donde la libertad és única y personal. Gracias por volver te encontraba a faltar

A.Tapadinhas ha dit...

Só para ver o jardim de Van Gogh, já mereceu passar por aqui. Gostei de te ver/rever.
Beijo.
António