diumenge, 28 de març de 2010

TIENES UN E-MAIL


Mira que la he visto veces…y sigue haciéndome llorar, reir, sonreir. Quizás sea pq describe un sentimiento conocido. Esas mariposas en el ombligo que dsd hace tanto echo de menos. El querer conocer a alguien, el soñar con alguien que no conoces, el imaginar quien es esa persona que adivina tus pensamientos, que comparte tus gustos y que, seguro, es tan humana como tu. Llegar a casa, encender el ordenador, y cerrar los ojos esperando que, al abrirlos, aparezca que tienes un e-mail y que no es spam publicitario.
En momentos de flaqueza piensas que es todo pura invención y que responde más a lo que deseas que a lo que es en realidad, pero te da igual. Te da igual pq ahora sólo necesitas eso, ilusión, soñar despierta, ver los colores con la intensidad de la primavera aunque sea puro invierno.
Me gusta la película, me encanta Meg Ryan, ese caminar despistado y su sonrisa, y los ojos de Hanks y como la mira y le seca las lágrimas justo antes de besarla y le dice “no llores dependienta”. Quizás suene cursi…pero me sigue pareciendo deliciosa.


2 comentaris:

XAVIER ALSINA ha dit...

Cuantas veces los email son signos y señales de nuestros deseos , de nuestros sueños, de nuestras buenas intenciones pero lástima a veces sólo nos deberíamos conformar en esas buenas intenciones... Me gustó segurmante tanto como tu...

Despistado ha dit...

Una historia entrañable para ver de vez en cuando. A mi también me gusta, aunque ahora hace bastante tiempo que no la disfruto.
Y qué decirte de las mariposas..., a todos nos gastaría sentirlas de vez en cuando, pero no suelen venir en función de nuestras necesidades. Ocurre cuando tiene que ocurrir, y poco podemos hacer para cambiar el orden de las cosas, salvo estar abiertos al conocimiento, a la relación, y dar rienda suelta a nuestros sentimientos.
Saludos