dissabte, 14 de març de 2009

EN EL SOFÁ

La noche era oscura afuera, aunque el cielo estaba salpicado de estrellas. Las abubillas y los buhos indicaban que no quedaba resquicio de luz. Un sofá, un sillón, de fondo suena Tom Waits, con su desgarrada voz. El sofá lo ocupa él, Svevo en sus manos, va pasando hojas casi tan lentamente como su respiración. En el sillón, con los piés en el sofá, casi rozando los de él, esta ella. Lee algo de Millás, le gustan las historias a 3 bandas, la lectura es más rápida, pero su respiración se acompasa a la de él. Durante un segundo hay dos dedos de los pies que se tocan, se miran por encima del libro y sonrien, se les ha puesto la piel de gallina. Es su manera de decirse que estan ahí, sin hablarse, pero juntos. Hay veces que no es necesaria ni una sola palabra para saber que alguien es y está. Ella empieza a hacer circulos con el dedo del pie en el pie de él...él apoya el libro en su pecho y con una sonrisa le ofrece un abrazo que ella no tarda ni un segundo en aceptar dejando caer su libro al suelo. Ahora estan los dos en el sofá, se abrazan, se besan, lo que empieza con ternura no tarda en ser un baile de olores, babas, gemidos, besos, lenguas, manos, pies...Decididamente los corchetes del sosten son un engorro pero dejan de resistirse. Vuelan prendas a la vez que se confunden los cuerpos, van cayendo al suelo, él tenia mucho frio:- Pareces una cebolla!! , le dice ella entre risas y más besos, a ella le gustan los besos, y las caricias y él sabe que tiene manos de Dios. Por un momento sienten que el corazón se les sale del pecho, no dejan ni un centimetro de piel sin recorrer, sin acariciar, sin lamer...aparece una cinta en escena, él le quiere tapar los ojos, le apetece jugar...
La música se termina, Waits ha dejado de vibrar, y él sigue en el sofá, intentando que no se note que durante un momento no leía, sólo la deseaba, pero no movió ni un dedo. Y ella, ajena a su deseo habia dejado de leer aun con el libro abierto, sentada en su sillón pensando en cómo le gustaría que la acariciasen aquellas manos divinas...entonces sus dedos se rozaron...

6 comentaris:

Amanecer ha dit...

Los pensamientos, tienen su lenguaje propio, son tan fuerte, que llegan a convertirse en realidad.

Me alegra leerte nuevamente, y viajar, e imaginar atravez de tus escritos!!

Besos y muchos màs.

Moony-A media luz ha dit...

Menos mal... qué susto :)
Creí que no iba a pasar lo que debía pasar. la hermosura de dos personas que se aman,acariciándose...

Es precioso el texto...

Un beso enorme.

xavier ha dit...

Seguramente su espacio esta más cercano porqué ofrece tanto y no obliga más que a dejar que el lenguaje , ese otro amigo de las palabras, se deslice por entre sus encajes, sus prendas,... y así el juego de su sorpresa haga que cada dia más los dedos de sus pies bussquen esos encuentros. Me encanta gracias por estar allí y aquí .

xavier ha dit...

Seguramente su espacio esta más cercano porqué ofrece tanto y no obliga más que a dejar que el lenguaje , ese otro amigo de las palabras, se deslice por entre sus encajes, sus prendas,... y así el juego de su sorpresa haga que cada dia más los dedos de sus pies bussquen esos encuentros. Me encanta gracias por estar allí y aquí .

Jose Ramon Santana Vazquez ha dit...

...estoy muy feliz de que hayas venido a mi santo es tuyo tambien y encantado de estar entre tus cosas ya agradables palabras llenas de sensaciones...mañana pondre un poco de mi corazon con la cancion de abba para ti...un fuerte abrazo jose ramon.

SHE ha dit...

Muriellll este si lo entendì perfecto y que hermosura de sensaciones, deseos reprimidos, sensualidad y ganas , es una verdadera historia de convivencia y cotidianeidad ,de los resultados de esta, de miles de cosas que contiene el amor, la uniòn, pfff
un mundo resumido en tus palabras.
Me encantò mucho!