dijous, 12 de març de 2009

Pasear


Bajó las escaleras corriendo. No veía el momento de llegar a la calle y llamarle. Lo pensó sólo unos segundos antes de marcar, le daba pánico que él no cogiera el teléfono. Sonó hasta 4 veces, pero antes de la 5a una voz atendió la llamada. No se lo podía creer, estaba tan segura que no se lo cogeria y que tendría que hablar con el contestador...que ahora que lo tenía al otro lado no sabía que decirle. Más que en que le decía se OCUPÓ de memorizar su tono, su risa, sus comodines. decididamente, le gustaba escucharlo y sentirlo cerca.
No conforme con su voz, se apresuró con el cinturón de seguridad, música, Costello. Corrió por la ciudad, algo menos embotada de tráfico que otros días. Dió vueltas con el coche por si lo veía, simplemente quería verlo, ya no pensaba en hablarle o en tocarlo o en olerlo...sólo verlo pasear con su perro. Ni se planteaba bajarse del coche, él no debía saber que ella estaba allí. Jajajaja, le parecía divertido a la vez que excitante hacer de voayeur durante 30 segundos...

1 comentari:

SHE ha dit...

que si tengo cosas que decir?
si, que cuando recuerdo tu ausencia prolongada , me alegro hoy dìa de leer lo que tu mente renovada nos muestra , se nota ese plus que tienes hoy dìa :)

linda narraciòn

besos mil