dimarts, 3 de març de 2009

EN LA COCINA


Cuando llegó a casa, no podía sentir los pies. Mientras tiraba el abrigo al suelo, no por dejadez sino por falta de tino, abrió la puerta de la cocina, puso unos hielos en un vaso de los de culo grueso y se sirvió un ron añejo. Era ese ron que guardaba para las ocasiones especiales, ese que siempre esperó que alguien le regalara y que al final se auto-regaló ella misma. Siempre había pensado que cuando quieres algo debes ir tu misma a por ello, no esperar a que llegara solo.
Se sentó en una de las sillas de la cocina para quitarse las botas, no las aguantaba ni un minuto más y puso los pies en el taburete. La otra razón por la que aun seguía en la cocina era pq es el rincón de la casa en el que le permiten fumar en invierno, cuando el frío ya se aguanta el único lugar permitido es el patio. Le apetecía maridar el ron con el humo del cigarrillo...un Cohiba sigloI habría sido demasiado...y la cocina lo habría desmerecido por completo.

El portátil seguía en la cocina dsd anoche, así que clicó y puso esa canción que hacía años que no escuchaba, "Jim", una versión que hizo hace mil años Mª del Mar Bonet junto a Manel Camp.
Ahora el momento era perfecto, casi perfecto, faltaba "Jim" pero cerrando los ojos podía casi sentir su tacto, su aroma, su respiración...Se quedó allí un rato más, deleitando los sentidos, esperando...jeudi, peut être.

2 comentaris:

Moony-A media luz ha dit...

jeudi, peut être...
Cuando los sueños se envuelven en el humo de un cigarro, pueden llegar a tomar forma :)

Me ha gustado mucho, me has arrastrado en las sensaciones.

Un beso grande.

xavier ha dit...

Estar cansada, agotada, rendida, pesada,arrastrándote... como si .... por eso los refugios de nuestras cocinas són los ojos mágicos de nuestras almas por donde se nos escapa todo y a donde regresamos siempre con todo : el humo, el vapor , el sueño, y nuestro espacio de vida.
Realmente bonito Muriel