dilluns, 30 de març de 2009

THE READER


Hacía tanto que no iba al cine que no recordaba lo mucho que me gustaba ir. Sólo me había dado tiempo a leer un pequeño resumen de dos lineas que explicaba por encima lo que ibamos a ver, aunque lo realmente importante es que IBAMOS, juntos, compartir silencio y a la vez decir tanto. Desde la espera antes de entrar...se lo habrá repensado?... hasta la salida entre sonrisas, comentarios, carreras inconscientes, despedidas fugaces...deseando ser leida, deseando que la lean. Temblando por la cercanía y deseando relentizar cada minuto para que fuese eterno...
Me encantó la película, debía haber leido el libro, no lo hice, pero, aun así, me encantó ir al cine y la película, fue como un pedacito de Limbo.

1 comentari:

Amanecer ha dit...

Ir al cine, con una grata compañia, siempre se desea que el tiempo a su lado sea eterno y nunca termine.
El lector, es uno de los libros que tengo pendientes de leer.
La pelicula aùn no la he visto!

Besos y muchos màs.